Alójate en un castillo o palacio.

A continuación se listan aquellos castillos y palacios en los que alojarte.

Si aceptas nuestra invitación de dar un paseo por la historia, cruzarás el Arco de la Estrella de la muralla y vendrás al Parador de Cáceres, un palacio renacentista en pleno casco histórico de la ciudad, Patrimonio de la Humanidad. Del Parador te enamorará su elegancia y su exquisita rehabilitación.

El restaurante, la zona exterior, la cafetería y el salón para clientes alojados son un agradable lugar de encuentro y tertulia. El renovado parador conjuga tradición y modernidad, está perfectamente equipado con las nuevas tecnologías e integra elementos respetuosos con el medio ambiente como calderas de alto rendimiento, bombillas tipo led, o sistemas de control de climatización.

Sea cual sea la dirección que tomes por las calles empedradas de Cáceres, en tu camino se sucederán casas-fortaleza, iglesias, palacios o sus murallas árabes, y solo es cuestión de tiempo que te sorprendas en la Plaza de Santa María rodeado de palacios renacentistas o que descubras joyas como el Aljibe musulmán del museo provincial.

Conoce el entorno

En Cáceres podrás ser testigo de las huellas que recorren la Vía de la Plata, calzada romana que unía Sevilla y Astorga utilizada por los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela. Quizá no estés aquí para comenzar o continuar el Camino, pero puede que te apetezca desplazarte poco más de media hora para visitar el Parque Nacional de Monfragüe y su reserva de la Biosfera. Merece la pena ver cómo el Tajo y el Tiétar riegan los matorrales y el bosque mediterráneo. Si te apasiona laornitología, este es el lugar idóneo para contemplar buitres leonados, el halcón peregrino o el Búho Real y dejar volar con ellos tu imaginación.

 

 

 

 

Como un cofre guarda un tesoro, las Murallas de Ávila guardan en su interior un hermoso patrimonio histórico compuesto por iglesias, conventos y palacios renacentistas.

Una de esas joyas es sin duda el Palacio Piedras Albas, Parador de Ávila, que, adosado a las murallas mejor conservadas del mundo, se sitúa en el casco histórico de la ciudad, dentro del recinto amurallado y cerca de los lugares más bellos.

Su interior es intimista y acogedor, las habitaciones son amplias, perfectas para descansar, y el comedor con vistas al jardín y a la muralla a través de un patio acristalado hacen del Parador un lugar majestuoso, acorde con muchos de los edificios que encontrarás en la ciudad Patrimonio Cultural Mundial. Te encantará dar un paseo por el adarve de la muralla, y perderte por las calles de su casco histórico, sembrado de encanto en cada plaza, cada calle y cada esquina.

 

El Castillo de Riudabella, o Granja de Riudabella, es una antigua granja-fortín cisterciense convertida en mansión fortificada de estilo historicista. Está situada en el núcleo de Riudabella, al pie del bosque de Poblet, en el término municipal de Vimbodí y Poblet (Conca de Barberà). Está declarado como bien cultural de interés nacional .

Los orígenes de Riudabella se remontan a la época prehistórica tal y como  demuestra la existencia de diferentes yacimientos en la zona. El inicio de la edificación se ubica en la época ibera, ya que en este emplazamiento se halló  un torreón ibero de defensa. Posteriormente  en este mismo edificio se  tienen diferentes referencias  del asentamiento de una considerable villa romana.

Hacia el siglo XII, tras la ocupación sarracena,  Ramón Berenguer IV reconquista estos territorios y cede las tierras a los monjes del Cister que fundan el Monasterio de Santa María de Poblet,  y se encargan de desarrollar diferentes granjas dedicadas a la explotación agrícola y el cuidado de sus inmediaciones. 

Así Riudabella entre los siglos XIII y XVI se convierte en una importante   "granja fortín pobletana" donde se construyen sobre los elementos ya existentes, una masía fortificada con  diferentes dependencias dedicadas al alojamiento, a la oración y a las labores agrícolas realizadas por los monjes tales  como  el cultivo de la viña y la elaboración del vino, la miel y el azafrán. Eso explica la existencia en las dependencias de un importante "Celler" o bodega  de la época.

En el siglo XV el abad Delgado hace varias construcciones y una capilla. A lo largo de los siglos XVI-XVIII los monjes hicieron mejoras. 

Durante el periodo de la desamortización de Mendizábal, Pedro Gil i Babot, padre del tatarabuelo del actual propietario compró la masía como finca de caza. La restauración se hizo durante 1860 y fue cuando se rehicieron los edificios con un estilo neo medieval, convirtiendo Riudabella en una mansión fortificada.

 El edificio principal está formado por un cuerpo rectangular de tres pisos y desván y cubierto a dos vertientes; a ambos lados hay una torre, una cubierta a cuatro vertientes y el otro tiene la cubierta plana y está decorado con arcos de medio punto en la parte superior. En un lado hay una terraza con almenas acabadas en punta y pequeñas torres circulares en las esquinas. Todas las aberturas son con dinteles excepto en una de las torres que hay una galería hecha con ventanas de estilo gótico con arcos, finas columnas, relieves y calados. Todo el recinto está rodeado por una muralla con almenas acabadas en punta.
 
Se empezó como finca agrícola y residencia de verano de la familia, a uso privado, pero el paso de los años , las nuevas inquietudes de la sociedad así como los cambios económicos en general, han hecho que la familia nos replanteáramos abrir nuestra casa al público, para poderlo preservar y afrontar el costoso mantenimiento que implican este tipo de edificios.

En ese sentido, nos pareció más adecuado abrir un tema de “turismo rural” dado el singular entorno en el que se encuentra emplazado el Castell de Riudabella. Empezamos en 1992 con un apartamento para 6 personas en un ala del castillo y poco a poco fuimos adecuando las instalaciones anexas para dar servicio de piscina y jardín.

Después abrimos otro núcleo para 2 personas, con una filosofía diferente a la del turismo rural entendido y legislado por la Generalitat, y más acorde con la idea de ofrecer unos alojamientos con encanto y derivar más a un turismo histórico-cultural, rama que por cierto aún no existe en España.

En ese sentido estamos trabajando en estos momentos. Nuestra idea e ilusión, sería convertir el Castell de Riudabella en un referente del turismo histórico, con plaza para máximo 20 personas alojadas en apartamentos para 2/4 pax. Ubicadas en diferentes emplazamientos fuera del edificio principal (cocheras, establos, bordas...) y mantener éste para dar comidas especiales, celebrar eventos y reuniones.

Asimismo ofrecemos a nuestros huéspedes no sólo la oportunidad de pernoctar, sino también poder disfrutar de diferentes packs de ocio, véase, visitas guiadas por la ruta del Cister, Tarragona, el Reus modernista, cata de vinos, packs de spa (masajes, sauna, jacuzzi...) salidas en globo desde el propio castillo, deportes al aire libre (Paintball, senderismo, quads...) y claro está, la visita guiada privada por el castillo con explicación de su historia y la de nuestra familia.

También hemos adecuado unas salas en el antiguo granero, para poderlas ofrecer para celebrar bodas, eventos, reuniones de empresa... y así ampliar la oferta.

Nuestro último gran hito, será poder recuperar el antiguo jardín romántico e incluirlo en nuestra oferta turística y así disfrutar de un entorno privilegiado.

Al sur de las Rías Baixas, protegida del mar abierto por una preciosa bahía, se encuentra la península de Monterreal, y en ella te espera el Parador de Baiona. La fortaleza te brinda sus murallas para pasear, descansar, o tomar algo frente al mar, en atardeceres de ensueño en los que, a lo lejos, las Islas Cíes te invitan a visitar sus acantilados, sus playas y sus dunas, sus fondos marinos y sus caminos vírgenes.

La elegancia es característica en todas las estancias del parador. Sus salones señoriales, sus habitaciones espaciosas con vistas al mar, y las espectaculares escaleras de piedra que te reciben a la entrada son ejemplo de la majestuosidad de esta fortaleza medieval, por cuyos jardines amurallados con vistas al Océano es un placer pasear. En el parador de Baiona encontrarás salones inmejorables para tus celebraciones, con capacidad de hasta 400 personas. Ambientación familiar, decoración exquisita, cuidados jardines y un paisaje idílico hacen de este un lugar único.

No dejes de reservar una mesa en uno de nuestros espacios gastronómicos para disfrutar de los mejores productos locales, de entre los que por supuesto destacan los mariscos y pescados. Una experiencia para todos tus sentidos. 

Y si lo que quieres es una estancia verdaderamente especial, echa un vistazo a nuestra "Habitación Única", perfecta para una escapada romántica o una celebración especial.

 

Conoce el entorno

Al sur de las Rías Baixas, protegida del mar abierto por una preciosa bahía, se encuentra la península de Monterreal y el Parador. La fortaleza te brinda sus murallas para pasear, descansar, o tomar algo frente al mar, en atardeceres de ensueño en los que, a lo lejos, las Islas Cíes te invitan a visitar sus acantilados, sus playas y sus dunas, sus fondos marinos y sus caminos vírgenes.

Dentro del recinto amurallado se encuentran el Real Club de Yates de Baiona en donde podrás practicar vela y disfrutar del turismo náutico. No puedes marcharte de Baiona sin hacer un recorrido por el Monte do Boi y la Serra da Groba, sin ver el atardecer en Cabo Silleiro o sin visitar al mirador de la Virgen da Roca.

En Baiona encontrarás tranquilidad, pero también ambiente urbano. Este es tu destino ideal si buscas ambiente en las noches de verano, aquí podrás disfrutar de terrazas frente al mar y de muchos y concurridos locales de copas. 

Protegido del mar abierto por las murallas de esta antigua fortaleza,  podrás observar, desde nuestra piscina exterior, increíbles atardeceres con las Islas Cíes como telón de fondo ó encontrar la paz y tranquilidad lejos del bullicio diario en nuestra sauna y jacuzzi. Un regreso a la vida señorial ante nuestro frenético ritmo de vida actual.

 

 

 

El Parador de Monterrei se ubica en la que es considerada por muchos historiadores como la mayor acrópolis gallega. Recinto defensivo, hospital de peregrinos… a lo largo de los siglos son varios los usos que ha tenido un lugar en el que hoy puedes alojarte para sentir la esencia de Paradores.

Las habitaciones de este hotel con encanto ofrecen las mejores vistas de la zona. Por su configuración arquitectónica el alojamiento se puede realizar en el antiguo Palacio de los Condes (7 habitaciones) o en la Casa Rectoral (con 5 habitaciones), ambos dentro del recinto amurallado. Este hotel con historia es en sí mismo un destino de viaje: el Castelo, además del Palacio de los Condes y la Casa Rectoral, zonas de alojamiento, acoge asimismo la Iglesia de Santa María de Gracia, del siglo XIII y la Atalaya de la que se conserva parte de sus muros.

 

Conoce el entorno

Verín es una bella localidad perteneciente a la provincia de Ourense, localizado en el sureste de la provincia de Ourense, a orillas del río Támega. en la que destacan, aparte de la fortificación medieval de Monterrei (Parador), otros lugares de interés como la plaza de la Merced, el manantial de Cabreiroá, la capilla de San Lázaro, la plaza Viriato, el paseo por el Río Támega, los Jardines de la Alameda, la plaza del Rey o la Plaza Mayor, entre otros.

En sus orígenes fue una villa romana. Durante el Medievo la villa perdió su dominio y Monterrey centralizó el territorio y la vida de la comarca en torno a sus condes y señores. Se convirtió durante la Edad Media en una población agrícola y tranquila, aunque a menudo se vio envuelta en los conflictos bélicos de los sucesivos gobernantes de Monterrey, así como las disputas fronterizas entre España y Portugal. 

¿Te apetece viajar a través del tiempo hasta la Edad Media? En el Parador de Cardona sentirás que lo has hecho. El Hotel es un precioso castillo medieval que atesora siglos en lo alto de un promontorio, vigilando la encantadora villa de Cardona. Es un recinto fortificado del siglo IX donde podrás visitar también la Torre Minyona y una bonita iglesia, ambas del siglo XI. Cuidamos la decoración para que el castillo conserve todo su encanto, y para que los fosos, las torres, las murallas y elementos góticos se aprecien en todo su esplendor. La panorámica del pueblo y de las tierras bañadas por el río Cardener, constante desde cualquier punto que mires, es un regalo que te despertará cada mañana.

Cardona conserva el encanto de las villas medievales, salpicada de rincones de belleza inigualable y estrechas callejuelas por las que no puedes dejar de pasear. Aquí puedes visitar el Parque Cultural de la Montaña de Sal, un recinto minero de espectaculares galerías interiores donde podrás ver un museo y la antigua maquinaria del pozo de extracción. La espectacularidad del lugar, con los diferentes pliegos y vetas del yacimiento y la diversidad de minerales lo hace único en el mundo. Te encantará.

Tu estancia en el Parador de Cardona puede ser el punto de partida ideal para rutas a pie o en bicicleta, como la de los Molinos de la Sal, por la que seguirás la huella de las piedras de tres antiguos molinos al lado del cauce del río Cardener. Otros itinerarios naturales para disfrutar son la Vía Salaria, el Camino de los Monjes y El Camino de la Frontera, que te guiará por los senderos que rodeaban los territorios de la antigua frontera andalusí.

En el Parador de Cardona te ofrecemos una experiencia única en la que reencontrarte con la tranquilidad, la naturaleza, y la historia y donde disfrutar de las delicias de la cocina catalana. Si vienes, repetirás.

 

Conoce el entorno

Cardona situada en la provincia de Barcelona te transporta a un mundo medieval a través de sus templos góticos y románicos, sus fiestas populares y sus platos más típicos. Está muy bien comunicado ya que se encuentra a 98 km de Barcelona centro neuralgico nacional e internacional. Un momento idoneo para visitar esta pequeña población es durante sus fiestas/ ferias: Feria de la LLanega que se celebra a final de octubre y está dedicada a micología, Fiesta de la Sal que sustituyó a la Feria de Pentecostes y que ahora está más centrada en una feria medieval a final de mayo o la Fiesta Mayor dedicada a la Virgen del Patrocinio es la fiesta más importante de la comarca y que se celebra a principios de septiembre. 

 

 

 

 

 

En el centro histórico de la capital zamorana, te espera un precioso palacio renacentista del siglo XV, construido sobre una antigua alcazaba musulmana y convertido hoy en Parador. El hotel ofrece la oportunidad de descubrir toda la belleza del entorno natural, monumental y artístico que atesora esta tierra. El aroma medieval del interior, que apreciarás en armaduras, tapices nobiliarios y camas con dosel, se combina con el estilo renacentista del patio, la galería acristalada de madera y los escudos heráldicos. El hotel completa su oferta con dos salas de convenciones, refrescante piscina y excelentes platos de cocina tradicional.

Por su estratégica localización geográfica Zamora es encrucijada de caminos en la Vía de la Plata, un lugar hermoso y tranquilo donde el paseo se convierte en una agradable forma de conocer el rico patrimonio de la ciudad. La catedral y su cúpula gallonada, el Convento de las Dueñas, el delicado toque modernista y el románico urbano de muchas edificaciones, el Castillo de Zamora y el Museo Baltasar Lobo, forman un conjunto de historia y arte dispuesto a fascinarte.

Ven y disfruta a orillas del Duero de los monumentos, la gastronomía y el brillo de la ciudad desde un alojamiento único.

Conoce el entorno

Zamora es un municipio y ciudad española ubicada entre el centro y el noroeste de la Península Ibérica, capital de la provincia del mismo nombre. El casco antiguo de la ciudad es considerado Conjunto Histórico-Artístico. Su núcleo principal se caracteriza por una disposición alargada y en buena parte circundado por murallas, emplazada al borde del río Duero, que la ciñe por el sur. Estas características le valieron el sobrenombre de "la bien cercada".

Sobresale su conjunto de edificios románicos. Considerada "la Ciudad del Románico", está formada por 23 templos y 14 iglesias del casco histórico, datos que sitúan a Zamora como la ciudad de mayor número y calidad de templos románicos de Europa. Algunos de sus principales monumentos históricos son  la Catedral, el castillo, las murallas, un puente, dos palacios y nueve casas señoriales, además de su conjunto de edificios modernistas.

 

 

Referencias acerca de su relevancia como monumento o Bien de Interés Cultural

El Castillo de Canena, erigido por los árabes sobre un asentamiento romano, se convierte en fortaleza de la Orden de Calatrava en la Reconquista hasta que en 1538 lo adquiere Don Francisco de los Cobos, secretario de Carlos V, que lo transforma en Castillo Palacio, albergando bajo su techo al propio Emperador.

El Castillo de Canena es uno de los más importantes de Andalucía y es el edificio más emblemático del municipio, tanto que configura la trama urbana de la población. Aunque en el siglo XVI la arquitectura militar de la comarca ya había perdido su sentido, esta fortaleza, anterior al siglo XIII, fue restaurada y transformada en palacio por Francisco de los Cobos, gran mecenas del Renacimiento en Úbeda y su comarca.

Las obras fueron dirigidas por Andrés de Vandelvira (1509-1575).
El Castillo de Canena, situado en el rico entorno del Valle del Guadalquivir y próximo a Úbeda y Baeza (ciudades Patrimonio de la Humanidad), fue declarado Monumento Nacional en 1931. Actualmente en manos privadas, da nombre a la empresa familiar dueña de éste (Aceite de Oliva Castillo de Canena).

Breve reseña sobre el Patrimonio histórico artístico que alberga. 

El Castillo Palacio de Canena (Provincia de Jaén, España), es un edificio de estilo renacentista construido en el siglo XVI obra del arquitecto renacentista español Andrés de Vandelvira (1509 - 1575). Perteneció a Francisco de los Cobos y fue citado por el Marqués de Santillana en una de sus serranillas.

El edificio que fue tal como puede contemplarse hoy, es del siglo XVI. Tiene un soberbio patio interior cuyo segundo piso se presenta con una balaustrada con columnas y capiteles jónicos sobre los que descansan unas bellas zapatas. Desde mediados del siglo XX este edificio es propiedad privada de la familia Vaño.

En el año 1538 Francisco de los Cobos, secretario del emperador Carlos V y gran mecenas del renacimiento en Úbeda y su comarca, compra la villa de Canena. La localidad entra a formar parte de un extenso Señorío, que, tras su muerte, fue regentado por su esposa, Dª María de Mendoza y descendientes, los marqueses de Camarasa. En Canena, éste gran mecenas, legó una de sus mayores empresas constructivas, la transformación del castillo en un suntuoso palacio, cuya traza y dirección de obras recayeron en Andrés de Vandelvira.

El castillo de Canena, de excelente fábrica, es de planta cuadrangular, posee dos grandes torres circulares que protegen los ángulos de la fachada principal y otras dos, de menor envergadura, en la parte opuesta, y la torre del homenaje, en el interior del inmueble. Antaño se encontraba rodeado por un foso, hoy cegado, provisto de un puente levadizo.


La portada abre con arco de medio punto, flanqueado por pilastras corintias sobre plintos, con entablamento de friso decorado con grotescos y cornisa sobre el que apoya un arco de medio punto que acoge, en su tímpano, los escudos de los fundadores, y a sus lados fantásticas figuras de tenantes. Se remata con tres flameros y se conservan las ranuras para levantar el antiguo puente levadizo.

El patio interior, de buen gusto renacentista, cuenta con doble galería y escalera claustral. La inferior es de arco de medio punto moldurado con la clave resaltada, e intradós con rosetones, presentando tondos con cabezas salientes en las enjutas. La galería superior presenta la peculiaridad de grandes zapatas sobre las columnas que apoyan en plintos decorados con motivos militares y la bordea una barandilla de balaustres.

El Parador de Carmona es una propuesta de belleza, tranquilidad, exquisita gastronomía, y hermoso paisaje. El edificio se levanta sobre las ruinas de un impresionante alcázar árabe del siglo XIV que corona el pueblo y te ofrece una fabulosa piscina, terrazas con vistas a la campiña y un encantador patio interior rodeado de apacibles salas de estar. El restaurante, antiguo refectorio, es uno de los más espectaculares de la red de Paradores; ofrece vistas preciosas a la piscina y al luminoso horizonte andaluz, además de comida tradicional donde no falta la exquisita repostería ni los platos a base de perdiz. Elementos de la decoración como la azulejería, te recordarán que estás en territorio andaluz, donde la luz es especial y la gente acogedora.

Diversos pueblos creyeron a lo largo de la historia que Carmona era un lugar ideal para asentarse, y su huella permanece hasta nuestros días. Imprescindible es la visita a la Puerta de Sevilla, la necrópolis romana, testimonio de un esplendoroso pasado, y el Museo de la Ciudad de Carmona, que permite recorrer su historia.

De la tranquilidad de nuestro Parador y del hermoso pueblo de Carmona, del duende y la luz que desprende Sevilla, te separa apenas media hora de coche. Es casi imposible expresar con palabras la belleza de la capital andaluza, donde verás algunos de los monumentos más espectaculares de España, como la Giralda, la Catedral, la Torre del Oro, el Barrio de Triana, o los Reales Alcázares. Una ciudad bañada por el Guadalquivir, donde la religión y la fiesta se viven con especial pasión, y de la que recordarás con nostalgia suculentas tapas al sol de las terrazas, y mágicos rincones.

Carmona situada a unos 30 minutos en coche de Sevilla es una ciudad con mucha historia. Se accede por carretera. Como pasa en casi todo andalucía tiene un clima suave en invierno y caluroso en verano, por lo que primavera y otoño son las estaciones más recomendables para visitar la ciudad. Sin duda sus fiestas son muy vividas y es el momento perfecto para conocer en profundidad cómo se vive en Carmona. La Cabalgata de Reyes el 5 de enero, el Carnaval en febrero, la Semana Santa a final de marzo, las Mayas el 1 de mayo, la feria la tercera semana de abril, el Corpus Christi a final de mayo, la romería de la Virgen de Gracia, las fiestas patronales del 8-16 de septiembre o la romería de San Mateo el 21 de septiembre.

Conoce el entorno

Carmona situada a unos 30 minutos en coche de Sevilla es una ciudad con mucha historia. Se accede por carretera. Como pasa en casi todo andalucía tiene un clima suave en invierno y caluroso en verano, por lo que primavera y otoño son las estaciones más recomendables para visitar la ciudad. Sin duda sus fiestas son muy vividas y es el momento perfecto para conocer en profundidad cómo se vive en Carmona. La Cabalgata de Reyes el 5 de enero, el Carnaval en febrero, la Semana Santa a final de marzo, las Mayas el 1 de mayo, la feria la tercera semana de abril, el Corpus Christi a final de mayo, la romería de la Virgen de Gracia, las fiestas patronales del 8-16 de septiembre o la romería de San Mateo el 21 de septiembre.  

 

 

 

 

 

En la parte más alta de la villa de Monforte de Lemos está situado el conjunto Monumental de San Vicente do Pino, formado por la Torre de Homenaje, el Monasterio de San Vicente do Pino y el Palacio de los Condes de Lemos, donde se sitúa el Parador de Monforte. El origen del monasterio data del siglo IX, aunque el edificio actual fue construido en el XVII, en estilo neoclásico. El edificio cuenta con un claustro central neoclásico de cantería excepcionalmente labrada, lugar idóneo para la celebración de eventos, o simplemente para pasear entre el silencio y la belleza de las piedras.

No puedes perderte una visita al Colegio de Los Escolapios, un majestuoso edificio de más de 100 metros de longitud que comenzó a construirse en el año 1593 y se completó, tras tres siglos de trabajos, en 1913. Su grandiosidad recuerda al Monasterio de El Escorial y en sus muros se observan escudos de los Condes de Lemos, de la Casa de Alba y de los Padres Escolapios, responsables de la finalización de la obra. En el museo del Colegio, antigua sacristía, se conservan, entre otros, cuadros de El Greco y de Andrea del Sarto.

Monforte de Lemos es además un punto privilegiado para conocer la Ribeira Sacra, sus ríos, viñedos, iglesias románicas, gastronomía y festividades. En los alrededores de la villa descubrirás paisajes de belleza indescriptible como los que regalan los Cañones del Sil o la mágica sierra de O Caurel.

Mientras te envuelves de historia en este palacio del siglo IX, podrás ejercitarte en las instalaciones de la Zona Wellness con gimnasio y jacuzzi ó descansar en la piscina exterior acompañado por el silencio y la belleza que inspiran las piedras de este edificio neoclásico. Una unión entre fitness y relajación para encontrar el equilibrio.

Conoce el entorno

Monforte de Lemos situado en la provincia de Lugo es uno de los lugares más singulares de Galicia. Es punto privilegiado para conocer la Ribeira saçra, sus ríos, viñedos, iglesias románicas, gastronomía y festividades. En los alrededores de la villa descubrirás paisajes de belleza indescriptible como los que regalan los Cañones del Sil o la mágica sierra de O Caurel. Se puede llegar por carretera y tren, así como avión en los aeropuertos más cercanos: en Santiago de Compostela (118 km), A Coruña (158 km) y Vigo /(145 km). 

 

 

 

En el centro del vergel de La Vera y el Tiétar, entre gargantas de agua, piscinas naturales, bosques de castaños y robledales, y paisajes naturales que reafirman la riqueza del entorno histórico y monumental, ve pasar los siglos el Parador de Jarandilla de la Vera, castillo-palacio en el que se hospedó durante meses el Emperador Carlos V. Del exterior del hotel te encantarán los torreones, el patio de armas y su excelente piscina, con olivos y naranjos. En su interior se respira un ambiente de tranquilidad e intimidad idóneo para una estancia muy especial... Y en el restaurante, las migas extremeñas, patatas revolconas, sopa de tomate, cuchifrito de cochinillo, caldereta de cabrito o los repápalos con leche y canela, seducirán tu paladar.

Jarandilla es otro de esos pueblos con encanto que embellece con el paso del tiempo. De su arquitectura civil puedes visitar la casa de Don Luis de Quijada, y diversos puentes medievales. Aquí encontrarás también muchos edificios religiosos como el convento de San Francisco, o la iglesia de Nuestra Señora de la Torre.

Pero sin duda algo que te encantará vivir será la fiesta de Los Escobazos, que se celebra cada 7 de diciembre. El momento cumbre de la celebración es la salida del estandarte de la Virgen, portado por un jinete acompañado de numerosas caballerías y del pueblo entero que sale a la calle con escobas encendidas.

Y si te gusta la naturaleza en esta zona puedes disfrutar de ella visitando lugares maravillosos como la Garganta del Jaranda, o pueblos cercanos como Garganta la Olla. Podrás hacer senderismo por preciosos parajes extremeños donde reina la tranquilidad y la paz que transmite la naturaleza.

 

Conoce el entorno

Jarandilla es otro de esos pueblos con encanto que embellece con el paso del tiempo. De su arquitectura civil puedes visitar la casa de Don Luis de Quijada, y diversos puentes medievales. Aquí encontrarás también muchos edificios religiosos como el convento de San Francisco, o la iglesia de Nuestra Señora de la Torre.

Además en los Alrededores de Jarandilla podrá visitar cinco poblaciones declaradas Conjunto Histórico Artísticos; Pasaron de la Vera, Garganta de la Olla, Cuacos de Yuste, Valverde de la vera y Villanueva de la Vera. 

Podrá recorrer alguna de las 46 gargantas naturales que convierten  la comarca de la Vera en un autentico vergel, y en las que poder bañarse en la época estival.

 

En la provincia de Jaén, al oeste de las Sierras de Cazorla y Segura, y bordeando el Guadalquivir, se extiende Úbeda, ciudad Patrimonio de la Humanidad. En el casco histórico, en la plaza renacentista Vázquez de Molina, encontrarás el Parador, Palacio renacentista del siglo XVI.

La arquitectura del lugar te recordará a una ciudad italiana del Renacimiento, pero con el folclore, la artesanía milenaria, la gastronomía y la alegría de Andalucía. La Fachada del hotel esconde un bellísimo patio interior, y algunas de las habitaciones te permitirán contemplar una espectacular panorámica de la plaza.

Solo un pequeño paseo separa el Parador de algunos de los edificios más bellos de Úbeda, como la sacra Capilla del Salvador, el palacio del Marqués de Mancera y el palacio Vázquez Molina, actual Ayuntamiento.

La riqueza patrimonial de la ciudad se refleja en las murallas, los palacios, las iglesias y los conventos. Inicia una pequeña ruta por la Redonda de Miradores, desde donde Úbeda balconea sobre un mar de olivos; sigue por sus calles serpenteantes, viendo anticuarios, museos, barrios como el de San Millán, la pintoresca calle Valencia donde todavía se pueden ver los artesanos ceramistastrabajando en las tiendas… Y descubre así un lugar único.

 

Conoce el entorno

Municipio de la provincia de Jaén, fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco el 3 de julio de 2003, debido a la calidad y buena conservación de sus numerosos edificios renacentistas y de su singular entorno urbanístico.

Conocida como "la ciudad de los cerros", está enclavada en la comarca de la Loma (principal productora de aceite de oliva de la zona), frente a la Sierra Mágina. La esencia de Úbeda se basa en el esplendor de sus edificios y monumentos de época renacentista, sus palacios, murallas, conventos y casas señoriales, hasta tal punto de ser considerada la joya del Renacimiento andaluz.

 

Con más de 13 siglos de historia, el Parador de Alarcón te trasladará a la Edad Media a través de su monumentalidad, más evidente en la Torre del Homenaje, y de sus elegantes textiles rojos y naranjas. Sobre un meandro del río Júcar, en lo alto del peñasco Pico de los Hidalgos, como si fuese un nido de águila, el Parador se asoma a uno de los pueblos más bonitos de España. Alarcón, declarado Conjunto Histórico Artístico por su belleza y su armonía, es pequeño y encantador. Abrazado por una muralla, se ubica al lado del embalse que lleva el mismo nombre. El humedal te encantará, con sus playitas arenosas sembrando las orillas, pinares, calas y farallones. Además, aquí podrás practicar deportes náuticos, como vela, windsurf, piragüismo, o remo.

Las aguas del río Júcar, ideales para la pesca, se relajan a su paso por Alarcón, riegan encantadores parajes y envuelven y protegen el antiguo alcázar de la localidad. Visita obligada tiene también la iglesia de Santa María, que posee uno de los retablos mejor conservados del Renacimiento. El Palacio de Castañeda, el Centro de Arte Contemporáneo de Pintura Mural de Alarcón, la Plaza de Don Juan Manuel, o la Iglesia de Santo Domingo de Silos son algunos de los lugares que te gustará visitar.

Practicar senderismo por la Hoz de Alarcón te conducirá a hermosos lugares. Para ello tienes dos opciones fantásticas: un sendero de Gran Recorrido siguiendo elcauce del Júcar, y un sendero de Pequeño Recorrido que bordea Alarcón para regalarte preciosas vistas.

A 180 km de Madrid y 170 de Valencia, éste es un lugar ideal para pasar un fin de semana y desconectar de todo. Tú solo tienes que apartarte de la ciudad y relajarte, todo lo demás te lo ofrecen Alarcón y nuestro Parador.

 

 

 

¿Sueñas con parar el tiempo y alojarte en un Castillo que corona un hermoso pueblo lleno de historia y tradición? Convierte tu sueño en realidad viniendo al Parador de Alcañiz. Paisajes únicos, patrimonio arquitectónico, tradición, deporte de aventura, caza, gastronomía… todo empieza aquí.

Este castillo-convento de los siglos XII-XIII conserva la torre del homenaje, el campanario, la sacristía y la parte reconvertida en palacio aragonés. Será un placer para tus sentidos ver sus murales góticos, el sepulcro plateresco, la fachada barroca, y pasear por su plácido jardín.

El turolense pueblo de Alcañiz guarda secretos que no imaginas. Te sorprenderá la belleza de sus subterráneos medievales, la Fuente de los 72 caños o la Lonja Gótica. Este también es lugar para la diversión, el circuito MotorLand Aragón te ofrece una zona deportiva donde practicar autocross, karting o motocross, y disfrutar de competiciones como el Gran Premio de Aragón de Moto GP.

¿Otro plan atractivo? Coge tu bici y desplázate a menos de una hora de distancia del pueblo a la Vía Verde del Val de Zafán. Llegarás a un camino solitario que cruza el Matarraña, río de espectaculares gargantas, y cascadas de ensueño, allí te perderás por las antiguas vías del tren, hoy acondicionadas para la marcha cicloturista o a caballo. Si lo que te interesa es la historia, la provincia de Teruel tiene más de 70 yacimientos de Arte Rupestre levantino, y en Alcañiz también podrás ver muestras de estas expresiones artísticas.

No te vayas de aquí sin que tu paladar conozca el exquisito jamón de la zona, la trufa negra, el aceite de oliva del Bajo Aragón, el azafrán de Jiloca, los dulcestradicionales… Cierra los ojos, respira, relájate, disfruta, porque ésta es una experiencia única.

Alcañiz es la ciudad más mediterránea de Aragón, situada en el centro de la Comarca del Bajo Aragón. 

El río Guadalope riega su ancho término y el Castillo Calatravo, hoy Parador de Turismo situado en la cima del monte Pui-Pinos, se alza  junto con la Iglesia de Santa María La Mayor como un perfil distintivo de la ciudad. 

El Renacimiento fue la edad dorada de Alcañiz, segundo nucleo de importancia de la provincia, siendo el Ayuntamiento de esta época, 

En Alcañiz se celebraron Cortes en la Edad Media, siendo la sesión más importante la que acabó en la firma de la "Concordia de Alcañiz" en 1412, en la que se acordó el prodecimiento a seguir para la elección del Rey de Aragón en el posterior "Compromiso de Caspe" 

Alcañiz es uno de los nueve  pueblos de la Ruta del Tambor y del Bombo 

Fortaleza militar del sXI reconvertida en palacio en el sXV, conserva partes de estas dos épocas. De estilo medieval, no hay nada de nueva construcción y la conversión a alojamiento se ha hecho respectando la autenticidad del edificio. Bien de Interés Cultural desde 1931.

Cuatro torres de planta de las que sobresale la más importante, la del homenaje, y un claustro gótico renacentista en el centro del castillo.

Tiene 3 plantas y 2 entreplantas. Dispone de 40 habitaciones situadas por todo el castillo. La planta baja está compuesta por varios salones visitables. El restaurante está situado en la planta sótano, en las antiguas caballerizas del castillo y está abierto al público.

El Parador Museo de Oropesa es un bello edificio que transmite su historia y sus leyendas a través de impresionantes salones, columnas y soportales, un imponente patio y la enigmática Torre del Homenaje. Fue en tiempos la Casa solariega de los Álvarez de Toledo, Condes de Oropesa, y sirvió de refugio a soldados, religiosos y nobles en otras épocas. En 1930 se convierte en el primer Parador monumento de la cadena pública, abriendo camino a una red de alojamientos en castillos, palacios, conventos y monasterios, considerada única en el mundo. El hotel es una entrevista con la historia, un sugestivo rincón donde podrás relajarte, disfrutar de espectaculares vistas sobre la Sierra de Gredos y de una excelente gastronomía.

En Oropesa descubrirás una afable villa medieval, salpicada de monumentales conventos, iglesias y palacios. El Parador, visible ya desde la autovía que enlaza Madrid con Extremadura, es la mejor muestra de la riqueza monumental y paisajística del lugar.

En el mes de abril podrás asistir a las Jornadas Medievales de Oropesa, cuando el pueblo representa su esplendoroso pasado, y el Parador se convierte en la mejor estancia para trasladarse a otra época y sentirse como auténticos reyes del Medievo.

 

Conoce el entorno

En Oropesa descubrirás una afable villa medieval, salpicada de monumentales conventos, iglesias y palacios. El Parador, visible ya desde la autovía que enlaza Madrid con Extremadura, es la mejor muestra de la riqueza monumental y paisajística del lugar.

El Palacio Del Infante Don Juan Manuel fue la primera fortaleza de Belmonte ordenada construir por Don Juan Manuel en el año 1323 sobre una anterior edificación visigoda. Fue el lugar de nacimiento en
1419 de Don Juan Pacheco, primer Marques de Villena, quien ordenaría la construcción del actual Castillo De Belmonte.


El II Marqués de Villena, Don Diego López Pacheco, lo convirtió en monasterio para lo que, en 1499, trasladó desde la Villa de la Alberca a la de Belmonte, a las Religiosas de Santa Catalina de Sena,
permaneciendo en el palacio hasta 1960.


Entre los muros de este edificio cargado de historia se encuentra ahora nuestro hotel, restaurante y spa, con las más actuales instalaciones para sus escapadas. 


La historia, tradición y cultura del lugar se funden con la modernidad, la calidad y la comodidad de nuestro hotel, un remanso de tranquilidad donde disfrutará de una estancia inolvidable.
Descubra las instalaciones del Palacio Del Infante Don Juan Manuel Hotel Spa y viaje atrás en el tiempo desde sus instalaciones, completamente rehabilitadas pero conservando la esencia y la inspiración de la arquitectura e historia originarias.

Más de dos mil años de historia conforman el patrimonio de Tortosa, ciudad declarada Conjunto Histórico-Artístico. Asentada al paso del río Ebro, ya próximo a la desembocadura y al principio del delta, Tortosa goza del clima y el encanto mediterráneo. El Parador, situado en el impresionante castillo de la Zuda, mira a la ciudad desde lo alto, en un entorno que aúna la belleza monumental con los atractivos de los diferentes enclaves naturales que lo rodean. En el confortable hotel podrás disfrutar de piscina de temporada, un acogedor comedor con ventanales góticos, cómodas habitaciones y magníficas vistas a la ribera del Ebro en su tramo final.

En Tortosa descubrirás una ciudad con encanto especial, la bella Catedral de Santa María, el Barrio Judío, los Jardines del Príncipe con escultura al aire libre del escultor Santiago de Santiago, o los Colegios Reales, forman parte de los preciosos rincones que ofrece. Una ruta a pie o en bici por las murallas y fortificaciones, empezando en el Parador y pasando por las Avanzadas de San Juan , el Paseo de Ronda, la Plaza de la Cinta o el antiguo puente del tren que da inicio a la Vía Verde, supone una magnífica opción para descubrir Tortosa.

Sus calles, el patrimonio histórico y artístico, los paisajes que regala la vega del Ebro, y también su gente, la gastronomía y las fiestas, hacen que la ciudad sea única. Si te acercas a Tortosa durante la segunda quincena de julio vivirás la fiesta del Renacimiento, en la que participan miles de ciudadanos vestidos de época y se suceden espectáculos diarios por las calles, transportándote a la Tortosa de hace más de quinientos años.

 

Conoce el entorno

Tortosa es la capital de la comarca del Bajo Ebro, situada en la provincia de Tarragona, Cataluña (España). Es sede episcopal y constituye un importante centro agrícola, comercial e industrial.

Conserva significativas muestras de arquitectura medieval, renacentista, barroca y modernista. Ha sido declarada conjunto histórico-artístico y algunos de sus edificios, como el castillo de la Suda, son Monumento Nacional.

La segunda quincena de julio Tortosa celebra la Festa del Renaixement, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

El delta del Ebro, situado a un paso de la ciudad, es la zona húmeda más grande de Cataluña y una de las más importantes de Europa occidental. Declarado Parque Natural y Reserva de la Biosfera.

 

 

Castillo medieval del siglo XII, instalado en una alcazaba árabe. Firmeza y esplendor caracterizan a esta regia fortaleza con nueve siglos de historia en sus piedras.

El Parador de Sigüenza es un imponente castillo medieval del siglo XII instalado en una alcazaba árabe y edificado sobre un asentamiento romano, este imponente castillo fue residencia de obispos, cardenales y reyes.Alojamiento ideal que invita a disfrutar de una ciudad milenaria, donde las piedras hablan de historia, tradición y leyenda. Ambiente medieval, la Edad Media se manifiesta en todas las estancias, tanto en salones, como en bar y restaurante. El tradicional mobiliario castellano del hotel se expone con gusto en las amplias y acogedoras habitaciones, algunas con camas adoseladas que te harán sentir como en aposentos de un auténtico palacio. Entre los gruesos muros de piedra aparecen el patio empedrado, un señorial comedor,  salones ideales para reuniones y celebraciones y la capilla románica del siglo XIII.

 

Pasar una noche en el recinto de La Alhambra, entre jardines y fuentes que evocan un pasado donde se mezcla lo árabe y lo cristiano, es la oportunidad exclusiva que te brinda el Parador de Granada, antiguo convento construido por decisión de los Reyes Católicos sobre un palacio nazarí del que aún se conservan restos como la Al Qubba y la Sala Nazarí. El hotel tiene un interior de ensueño, acorde con la magia que destila cada rincón de la ciudad. Obras de arte y excepcionales piezas de mobiliario decoran el claustro y las estancias interiores. En el rersturante o en la terraza de verano, ofrecemos lo mejor de la gastronomía local, sea gazpacho andaluz, habas a la granadina o piononos de Santa Fe.

La Alhambra y el Generalife, el monumento más emblemático de Granada, destila belleza en cada rincón. Sus jardines son uno de los lugares más románticos de la ciudad; sus colores, el aroma de las flores y el sonido del agua hacen que el entorno resulte embriagador. Maravilloso es también el antiguo barrio árabe de El Albaicín, formado por un entramado de calles blancas sobre una colina, con sus iglesias barrocas y aljibes árabes. El monasterio de La Cartuja, la Catedral, los Baños Árabes,  o el Parque de las Ciencias forman parte de los infinitos tesoros de la ciudad. Y es imprescindible acercarse al menos una noche para asistir a una zambra en una cueva del barrio de Sacromonte.

Además de sus monumentos Patrimonio de la Humanidad como la Alhambra y el barrio del Albaicín, Granada es Ciudad Universitaria de las que nunca duermen, y sus calles invitan a vivir un fascinante y mágico ambiente nocturno. Ven a vivir un lugar idílico, una ciudad mágica, una experiencia única.

Conoce el entorno

La Alhambra y el Generalife, el monumento más emblemático de Granada, destila belleza en cada rincón. Sus jardines son uno de los lugares más románticos de la ciudad; sus colores, el aroma de las flores y el sonido del agua hacen que el entorno resulte embriagador. Maravilloso es también el antiguo barrio árabe de El Albaicín, formado por un entramado de calles blancas sobre una colina, con sus iglesias barrocas y aljibes árabes. El monasterio de La Cartuja, la Catedral, los Baños Árabes,  o el Parque de las Ciencias forman parte de los infinitos tesoros de la ciudad. Y es imprescindible acercarse al menos una noche para asistir a una zambra en una cueva del barrio de Sacromonte.

Existe una villa que se guarda de los peligros que provienen del mar, y protege con los restos de sus gruesas y elevadas murallas el tesoro medieval que conforma su casco histórico. Es la misma villa marinera que puedes encontrar extramuros, con vistosas y coloridas casas, animadas tabernas y bellas vistas al mar… Este pueblo es Hondarribia, y el Parador de Turismo es el hotel que estabas buscando para disfrutarla. Conocido también como el Castillo de Carlos V, su construcción data del siglo X. Aquí te sentirás como en una auténtica fortaleza medieval. Destaca la piedra inmensa y desnuda que enmarca el patio, rodeada de verdes enredaderas, y coronada por espacios adornados con arcos, forjados y artesonados. Las vistas desde algunas habitaciones y desde la terraza sobre la costa francesa y el mar completan la belleza indescriptible del lugar.

Hondarribia es un referente turístico en la Costa del Cantábrico. Las posibilidades de ocio que ofrece esta ciudad son amplias: playa, montaña, senderismo, y deportes de aventura, te permitirán disfrutarla en todos los sentidos. Si eres amante del golf, te interesa saber que puedes practicar este deporte en cualquiera de los dos campos de golf que tiene la localidad: el Justiz Golf, o el Real Club de Golf.

Pasear por las empedradas calles del recinto amurallado de Hondarribia es uno de los placeres que no puedes perderte. Caminar por el Paseo Butron, te llevará al nuevo puerto deportivo, también hasta la playa y hasta los barquitos pesqueros atracados, que embellecen cada atardecer con su silueta en constante movimiento.

Conoce el entorno

Pasear por las empedradas calles del recinto amurallado de Hondarribia es uno de los placeres que no puedes perderte. Caminar por el Barrio de la Marina, uno de los más concurridos de la ciudad, te llevará a degustar la grastronomia de la ciudad con los pintxos y restaurantes. Mar y montaña se mezclan para poder ofrecer al visitante múltiples opciones de actividades a muy pocos metros del Parador.

 

Entre el vigor cultural de Salamanca y el maravilloso encanto de las Aldeias Históricas portuguesas se encuentra el Parador de Ciudad Rodrigo. El hotel, Castillo de Enrique II de Trastámara, contempla la villa con su elegante Torre del Homenaje desde un tajo elevado como un nido de águila, sobre la vega del río Águeda, ofreciendo maravillosas vistas a los paisajes del Campo Charro.

 Las arcadas de piedra de su restaurante te causarán admiración, al igual que la comida típica charra, a base de ricos embutidos, suculentos asados y el mejor jamón ibérico, ¡es excelente! Y si te imaginas el día de tu boda ambientado en el medievo, o simplemente te gustaría tener una celebración diferente, estás en el lugar idóneo, porque celebramos bodas temáticas únicas.

Sumérgete en la historia. Ciudad Rodrigo, declarada Conjunto Histórico Artístico, ofrece una maravillosa arquitectura de origen romano y medieval. Ciudad amurallada en su totalidad, invita a recorrer su perímetro de unos 2 kílómetros disfrutando de un agradable paseo. Piérdete por sus calles repletas de palacios y casas señoriales, descubre su Plaza Mayor con su Ayuntamiento del S-XVI y su imponente Catedral.

La monumental ciudad es un bello lugar a poco más de 80 kilómetros de Salamanca (45 minutos por autovía), y a 25 de la frontera de Portugal. Corazón de la comarca, desde aquí puedes visitar lugares tan especiales como La Alberca, y otros pueblos de la Sierra de Francia, de calles laberínticas, casas de piedra con balcones de madera, bellas plazas y fuentes, donde parece que se haya parado el tiempo. O como Almeida, en Portugal, un conjunto amurallado, antigua fortificación defensiva en la raya entre los dos países.

Conoce el entorno

Ciudad Rodrigo se encuentra situada al sudoeste de la provicia de Salamanca, de cuya capital dista algo mas de 80 kilometros, y a muy pocos de la frontera de Portugal y tambien a pocos del límite con Cáceres, siendo la cabecera de una amplia comarca y sus principalaes motores económicos el comercio, la ganaderia, y la agricultura y ultimamente, el sector turismo. Ciudad Rodrigo cuenta en la actualidad con un importante patrimonio monumental lo que haría que todo recinto amurallado, donde se encuentran la citada Catedral, un Castillo edificado por Enrique II de Trastamara, conventos e iglesias, palacios y casas nobles fuera declarado Monumento Histórico Artístico en la temprana fecha de 1.944, siendo una ciudad que despierta la admiración de todos cuantos la visitan.  El cliente puede disfrutar desde su jardin de unas maravillosas puestas de sol sobre el rio Águeda, o pasear por el  "Paseo de Guardia" del castillo y disfrutar de una vista elevada sobre la ciudad.

 

El Palacio del Virrey Laserna permite al visitante un viaje en el tiempo al lujo y esplendor de épocas pasadas. Situado en pleno corazón del centro histórico de Jerez de la Frontera, su propiedad se ha transmitido de padres a hijos desde el repartimiento de Alfonso X el Sabio en la segunda mitad del S. XIII.

Durante la visita guiada conocerán la historia de los distintos condes. La apasionante vida del general D. José de Laserna, I Conde de los Andes, héroe de la guerra de independencia, último Virrey del Perú y de España en América, que moró en el Palacio a finales del S. XVIII. Pero también la de D. Francisco Moreno y Zuleta, VI Conde de los Andes, Ministro de Economía y Hacienda con Alfonso XIII, Jefe de la Casa Real en el exilio y albacea testamentario de S.M.  Así como el VII Conde de los Andes, D. Francisco Moreno y Herrera, político, ensayista, premio nacional de literatura y miembro del Consejo privado de D. Juan III.

La riqueza arquitectónica del palacio, de estilo neoclásico pero con reminiscencias de épocas anteriores, sus amplios salones, su decoración exquisita, su inigualable colección de mobiliario clásico y obras pictóricas de primer orden representan el paradigma del espléndido boato del antiguo estilo de vida de la aristocracia andaluza.

Merece la pena destacar los restos que aún quedan del antiguo palacio árabe sobre el que se edificó; la galería de caza, el jardín de estilo regionalista andaluz y su azulejería, los cuadros de Zurbarán, Rubens o Snyders, el magnífico comedor en el que han almorzado reyes, políticos y aristócratas, las vidrieras de Maumejean, la colección de bargueños, la impresionante escultura de los gallos de pelea de Gueret, los tapices flamencos y alguna que otra curiosidad, como una cama para perro del S. XVIII.

¿No has encontrado lo que buscabas?

¡Busca desde nuestro mapa visual de castillos y rutas!

Volver al buscador
×