Palacio del Duque de Lerma, Parador de Lerma

Plaza Mayor, 1 09340 Lerma Burgos

Visita Cultural

El impresionante Palacio Ducal de Lerma, convertido en Parador, se ubica en la parte alta de la villa. El hotel cuenta con un patio central rodeado de bellas galerías de columnatas. La elegancia y majestuosidad de este palacio de la época de los Austrias, y sus preciosos interiores de cuidada iluminación y decoración, harán que tu estancia en él se convierta en una experiencia especial.

Frente a la fachada principal del Palacio se extiende un espacio de planta rectangular, es la señorial Plaza Mayor, que por las noches, con las luces del Palacio, se ve todavía más esplendorosa. La zona medieval, con sus encantadoras casas, el arco, y el puente de la cárcel, el convento de San Blas, o el de Santo Domingo, el Pasadizo del Duque o la Ex-Colegiata de San Pedro son algunas joyas que no puedes dejar de visitar.

Vale la pena hacer una ruta por el entorno de Lerma. A 22 kilómetros se ubica Covarrubias, un hermoso pueblo donde la Colegiata de San Cosme y San Damián o las Plazas de Doña Sancha y Doña Urraca invitan a una visita pausada y a imaginar que el tiempo se ha parado en el medievo, y que pocas cosas han cambiado allí desde aquel año 987, cuando el conde Fernán González fundó la villa.

A escasa media hora en coche encontrarás otro tesoro, el monasterio Santo Domingo de Silos, joya universal del románico que en la actualidad se ha convertido en centro de peregrinación espiritual y artística. A poca distancia también encontrarás la bella Aranda de Duero, ciudad de vino, monumentos, historia y saber hacer en los fogones. 

Conoce el entorno

La burgalesa villa de Lerma, cuya ordenación urbana se encuentra entre las más importantes obras del siglo XVII en España, es uno de los conjuntos histórico artísticos mejor conservados, de estilo Herreriano. Se alza sobre un alto promontorio dominado por el Palacio del Duque de Lerma y la impresionante Plaza Mayor, porticada y una de las más grandes de España y concebida en su día como gran plaza de armas.

Vive la Historia

El palacio de Lerma es el edifi cio principal de uno de los proyectos urbanísticos más importantes de su época. Junto a él, varios conventos, una gran plaza y los enormes jardines aterrazados sobre el Arlanza hicieron de esta ciudad una artifi cial y efímera corte del Barroco español.

El nuevo y gran palacio que proyectó el duque, valido de Felipe III, aprovechó el antiguo castillo medieval de Lerma y fue encomendado a Francisco de Mora, arquitecto del rey. Fue construido en sucesivas fases: primero, en 1602, se adaptó el castillo, para posteriormente, en una segunda fase (1613-16) construirse una nueva edifi cación anexa, junto a la fachada norte. En una última fase (1616 -18) ambas casas fueron unifi cadas dándole el aspecto actual, quedando la primera casa-castillo encajada dentro. Tal complejidad es apenas visible en el resultado fi nal de un edifi cio con planta rectangular y la disposición típica de los palacios castellanos del XVII: un gran patio central rodeado de galerías arcadas del que arranca una amplia escalera de piedra. En el exterior, el contraste entre la piedra y la cubierta de pizarra le da un aire escurialense realzado por las cuatro torres esquineras con chapiteles. En su sencilla fachada de dos pisos con vanos adintelados sólo destaca la puerta principal rematada por un frontón curvo y, sobre ella, un amplio balcón fl anqueado por dos escudos ducales. La sobriedad arquitectónica ocultaba un rico y suntuoso interior que albergaba la espléndida colección del duque de Lerma, una de las más importantes de la Europa del siglo XVII. 

El Duque de Lerma, Válido Real

Durante veinte años fue el hombre más poderoso de España. Valido real desde 1599, trasladó la corte a Valladolid por cinco años (1601-1606) para reducir el poder de sus enemigos de Madrid convirtiendo a Lerma en estratégica por su cercanía a la nueva corte. Cuando cayó en desgracia en 1618 su villa y palacio fueron condenados al olvido. El duque de Lerma ha pasado a la historia como ejemplo de concentración de poder, corrupción y nepotismo en un siglo de gravísima crisis económica y política. Con él empezaba la política del valimiento real que no era más que la dejación de funciones por parte del monarca en manos de un hombre fuerte que, como en este caso, tuvo a su disposición todos los resortes del poder. El propio Felipe II antes de morir tuvo miedo de la infl uencia que Lerma podía ejercer sobre su hijo, el joven y voluble futuro Felipe III, y le alejó de la corte. Fue en vano porque, tras la muerte del rey, Gómez de Sandoval volvió a Madrid y empezó a ejercer veinte años de poder absoluto dominando al nuevo monarca y acumulando, a base de favores y escándalos, una de las mayores fortunas de su tiempo. Aprobó la fi rma de una tregua de paz de doce años con los Países Bajos y la expulsión de los moriscos, ambos en 1609, considerados los dos acontecimientos más importantes de su valimiento. 

La Virgen en el Trono

En el parador se exhibe una talla considerada una de las piezas más valiosas de la colección artística de Paradores por su antigüedad (s. XIV) y su gran tamaño. Se trata de una virgen de una sola pieza estucada, policromada y dorada de estilo fl amenco. Su estilo de transición se evidencia en el contraste entre el hieratismo de su pose frontal frente al naturalismo de su expresión. Los ángeles que sostienen la corona son posteriores, probablemente, del siglo XVIII.

Horarios

Localización

Localizacion:

Plaza Mayor, 1 09340 Lerma Burgos

Como llegar:

El Parador se encuentra en la plaza Mayor de Lerma, con acceso desde la A-1, salidas km. 200 y 203, dirección Burgos y Madrid, respectivamente.

  • Aeropuerto   200 km
  • Estación de Tren    36 km
  • Puerto   185 km
×