Castillo Palacio de los Reyes de Navarra, Parador de Olite

Pza. Teobaldos, 2 31390 Olite Navarra

Este sitio aún no está presente en ninguna ruta.

Visita Cultural

Entre los muros de piedra que esconden rincones medievales, en parte del majestuoso Palacio-Castillo Primitivo de Olite, declarado Monumento Nacional, se ubica el Parador de la localidad. Las zonas comunes y parte de las habitaciones del hotel están integradas en el palacio, en cuyo interior te sorprenderán vidrieras, arcadas y otros elementos propios del Medievo. El palacio constituye el ejemplo más importante del gótico civil de Navarra, y uno de los más notables de Europa. En él te sentirás inmerso en un oasis de paz y tranquilidad entre centenarios muros de piedra.

Un recorrido por las estrechas callejuelas de Olite te permitirá pasear al abrigo de nobles casonas de piedra con escudos de armas, galerías medievales y espléndidas iglesias. La visita al Palacio Real, residencia predilecta de Carlos III el Noble, ubicado junto al Parador, y monumento más visitado de Navarra, es imprescindible.

El clima Mediterráneo convierte a la localidad en un paraíso idóneo para la vid y el buen vino, por lo que aquí podrás visitar bodegas y degustar exquisitos caldos.  Además, cada mes de agosto se celebran en la villa las Fiestas Medievales, en las que reyes y princesas, magos y juglares, halconeros y arqueros hacen regresar a la ciudad a la Edad Media.

Conoce el entorno

Un recorrido por las estrechas callejuelas de Olite te permitirá pasear al abrigo de nobles casonas de piedra con escudos de armas, galerías medievales y espléndidas iglesias. La visita al Palacio Real, residencia predilecta de Carlos III el Noble, ubicado junto al Parador, y monumento más visitado de Navarra, es imprescindible.

El clima Mediterráneo convierte a la localidad en un paraíso idóneo para la vid y el buen vino, por lo que aquí podrás visitar bodegas y degustar exquisitos caldos.  Además, cada mes de agosto se celebran en la villa las Fiestas Medievales, en las que reyes y princesas, magos y juglares, halconeros y arqueros hacen regresar a la ciudad a la Edad Media.

Vive la Historia

Uno de los conjuntos gótico-civiles más bellos de Europa se encuentra en Olite. Allí estuvo el Palacio
de los Reyes de Navarra, cuya parte más antigua se ha habilitado como parador. Su caprichoso
y anárquico perfil  lleno de recovecos, torres, almenas, galerías y jardines es una pura evocación
de la Edad Media.

El parador corresponde a la parte más antigua de todo el conjunto palaciego, el llamado Palacio Viejo o de los Teobaldos. Estamos ante un espacio habitado desde los romanos, cuyos restos arqueológicos asoman en algunas de las torres. El “praesidium” romano fue el núcleo del palacio hasta que, en la Edad Media, Carlos III de Navarra lo amplió y lo convirtió en uno de los palacios más bellos de Europa, adosándole a él el llamado Palacio Nuevo. El viejo palacio medieval estaba estructurado en torno a un patio interior rodeado por dependencias auxiliares, reservándose la primera planta para las estancias reales. Cuando el reino de Navarra fue incorporado a la unión peninsular en 1512 los palacios, tanto el viejo como el nuevo, perdieron su condición de reales y empezó su decadencia. Durante la guerra de la independencia fue prácticamente incendiado y, a principios del siglo XX sólo se conservaban las dos torres orientales y los muros exteriores. En 1966 comenzó su reforma para adaptarlo a parador de  turismo. Se reconstruyó el patio partiendo sólo de cimentaciones y, gracias a la documentación, se pudieron reconstruir los ventanales góticos de la fachada. El resultado final fue un pequeño parador de 800 metros de planta con apenas 14 habitaciones y zonas comunes. Debido a su insuficiente tamaño se creó un anexo diferenciado para las habitaciones unido por una logia en un estilo similar al conjunto palaciego.

Carlos de Viana, un principe infortunado

Aunque el príncipe Carlos nació en Peñafiel en 1421, se crió en el Palacio Real de Olite donde su abuelo, el rey Carlos III de Navarra, le consideró su sucesor creando para él el título de príncipe de Viana y educándole como a un futuro rey. Su destino, sin embargo, fue muy distinto. Aunque era el legítimo heredero del trono navarro como hijo de la reina Blanca, sus permanentes disputas con su padre, que nunca le quiso reconocer como rey, decidieron su futuro. Además, su padre tras enviudar de la reina Blanca se volvió a casar con una castellana que siempre intentó que los derechos de su hijo, el futuro rey Fernando el Católico, prevaleciesen sobre los de su hijastro Carlos. El carácter indeciso y excesivamente prudente de éste y las tensiones políticas de la época precipitaron su final. Su muerte prematura y su triste destino le convirtieron en un personaje romántico que el siglo XIX engrandeció en el arte y la literatura.

Las Torres del Viejo Palacio

Olite es famosa por su perfil caprichoso e irregular. Sólo en el palacio que hoy es parador hay tres torres distintas. En la esquina nororiental, la torre de la prisión, almenada y antigua sala de armas de la guardia; en la esquina suroriental, la torre de San Jorge, también almenada y donde Sancho el Fuerte construyó una pequeña capilla. En la fachada principal se levanta la más alta torre, la de las cigüeñas, antigua atalaya, de planta cuadrada y rematada por una pequeña torre circular.

 

Horarios

Localización

Localizacion:

Pza. Teobaldos, 2 31390 Olite Navarra

Como llegar:

Olite se localiza a 5 km de Tafalla y a 40 km de Pamplona. Su principal vía de acceso es la carretera N-121 y la autopista AP-15.

  • Aeropuerto  35 km
  • Estación de Tren 1 km 
  • Puerto    135 
×