Castillo de Alcalá del Júcar

c/ Bajada del castillo s/n, Alcalá del Júcar, Albacete

Visita cueva Diablo-Garaden

Cueva del Diablo: antes llamado túnel de Fidel, fue motivada su apertura por el deseo de una madre invalida de un capitán  del ejército español, ya que así podría contemplar desde el mirador el vale fluvial del Júcar por su parte occidental y participar visualmente de la procesión anual de S. Lorenzo cuando descendía aguas abajo desde su ermita.

Tras un breve vestíbulo de ensanche, hay que atravesar un prolongado tunel de algunas decenas de metros, cuya sección muestra una amplia concavidad suave en el centro de su desarrollo. A la izquierda del pasillo, a media altura entre el techo y el piso, se observa una acanaladura tallada en la pared que los naturales afirman que servía para recoger el agua que rezumara en el muro y, según otras fuentes consultadas, para llevar el líquido potable al ganado que al fondo, en las habitaciones, se guarecía.

Al concluir el pasillo se llega a una serie de amplias salas, hoy en día transformadas en bar- pub.

El actual dueño, que lo es tanto de las Cuevas de Garadén como de las Cuevas del Diablo, las unió hace pocos años, excavando dentro de la montaña hasta juntar, por dentro de la roca, ambas cuevas.

Cueva de Garadén: antes se conocía como túnel de la Anacleta, es la más antigua de las tres cuevas que se pueden visitar, cuentan que antaño era una “posada de moros” o una “farmacia mora” donde se ponían a secar las plantas de uso medicinal que se recogían para sanar a los enfermos.

Cuando nos adentramos en la cueva de Garadén, en pleno casco urbano de Alcalá del Júcar, la visión coincide plenamente con lo descrito en el siglo XVI; habitaciones amplias, estancias trilobuladas para vasijas, pesebres, leñeras, pajeras, bodegas para líquidos… etc.

Todo ello excavado y trabajado íntegramente en el corazón de la montaña. Se encuentra prácticamente intacta y nos permite hacer valiosas observaciones sobre la distribución del espacio en las viviendas troglodíticas tradicionales (sala-hogar, pesebres para el ganado, habitaciones para ganado porcino, habitaciones, etc…)

Al fondo del vestíbulo se puede ver con claridad un muro relativamente reciente, a la derecha de este muro, al fondo, se abre el pasillo mejor conservado y de mayor longitud hasta ahora detectado. Mide unos 175 mts de largo y unos 1,70 mts de altura.

Tras un oscuro recorrido se alcanza de nuevo la luz intensa cuando llegamos hasta un par de grandes habitaciones con ventanas. Allí se pueden contar hasta 120 columbarios lo que evidencia una utilidad manifiesta de esas estancias para la cría de aves, al menos en épocas recientes.

Detalles y Contacto

  • Para todas las edades
  • 967 473 102
  • C/ San Lorenzo,7, 02210, Alcalá del Júcar.

 

Formulario de contacto

Imágenes del sitio

×