Castillo Palacio de Canena

c/ Castillo, 7. 23420 Canena. Jaén.

Viaje por el Patrimonio Histórico – Artístico de Jaén

España puede presumir de ser el primer país en alcanzar la formidable cifra de 37 Bienes Culturales declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. A ciudades fortificadas, espacios naturales y construcciones prerrománicas, mudéjares o modernistas hay que sumar los Conjuntos Monumentales Renacentistas de Úbeda y Baeza. España es sinónimo de Patrimonio de la Humanidad. 

Úbeda y Baeza, situadas en pleno corazón de Jaén, muestran todo el esplendor del Renacimiento de Andalucía de los siglos XVI y XVII. Son un ejemplo único de la introducción de los cánones renacentistas en España, como tendrá oportunidad de comprobar recorriendo sus calles cuajadas de iglesias, palacios y casas señoriales. Un modelo urbanístico, de claras influencias italianas, que nuestra tierra dotó de características propias antes de exportarlo a Latinoamérica en el periodo colonial. 

Andrés de Vandelvira, uno de los arquitectos más prestigiosos de la época, le hará disfrutar de su arte por toda la región. Adéntrese en estas joyas renacentistas que el poeta universal, Antonio Machado, apodó como la "reina" y la "señora".

 

Úbeda, la reina

La belleza del paisaje ubetense le impresionará. Verdes olivares delimitan su riqueza monumental, dando paso a fachadas de piedra labrada entre un blanco caserío. 

La Plaza de Vázquez de Molina reúne las muestras renacentistas más representativas de la ciudad. La Sacra Capilla del Salvador, la iglesia de Santa María de los Reales Alcázares y Palacio de las Cadenas le remitirán a los días de máximo apogeo de Úbeda. Un conjunto espectacular, perfectamente conservado, donde admirar bellas portadas platerescas, retablos del maestro Alonso Berruguete o patios de doble galería de arcos superpuestos. Este bellísimo entorno se completa con otras obras cumbres del Renacimiento andaluz como el Palacio del Marqués de Mancera o el Hospital de Santiago, considerado como "El Escorial andaluz". Así, Úbeda destaca especialmente por el carácter civil de sus construcciones.

 

Monumentos destacados:

Sacra capilla Funeraria del Salvador 

Es sin duda una de las joyas arquitectónicas del renacimiento español y probablemente la obra religiosa privada más importante del siglo XVI. Fue mandada construir por Francisco de los Cobos, secretario de Estado de Carlos V y consejero de Felipe II. El trazado de la planta fue diseñado por Diego de Siloé, arquitecto de la catedral de Granada, pero fue Andrés de Vandelvira quien dotó al edificio de la impresionante portada plateresca y la sacristía. En su interior destacan el retablo mayor, realizado por Berruguete, y la rejería, del Maestro Bartolomé.


Hospital de Santiago

Edificio de estilo escurialense considerado 'el Escorial andaluz'. Es una de las obras más completas de Andrés de Vandelvira. De fachada sobria pasa a un interior espléndido, atesora una capilla que testimonia el genio de su autor y dos torres que dominan la ciudad. Actualmente, el inmueble se usa como centro cultural de la ciudad, auditorio de música, escenario de actos sociales y centro de congresos y convenciones entre otros usos.

 

Palacio Vázquez de Molina

José Vázquez de Molina, secretario de cámara de Felipe II, encargó este palacio nobiliario renacentista a Andrés de Vandelvira en el s. XVI. Debe su nombre a las cadenas de hierro que antiguamente había entre las columnas que rodean la puerta principal. Actualmente alberga el Ayuntamiento, el Archivo Histórico de la ciudad y el Centro de Interpretación Turística “Renacentalia”.

 

Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares

Fue uno de los templos principales de Úbeda y su fachada se levantó aprovechando las antiguas murallas medievales. Su interior fue edificado sobre la mezquita de la Úbeda islámica. Es uno de los monumentos más relevantes de la ciudad debido fundamentalmente a su superposición de estilos que irían desde el siglo XIII hasta el siglo XIX. Destaca su claustro gótico, la fachada principal y la portada de la Consolada.

 

Palacio Vela de los Cobos.

Andrés de Vandelvira construyó a mediados del s. XVI este palacio renacentista por encargo de Francisco Vela de los Cobos, regidor de Úbeda. La fachada está coronada por una elegante galería de medio punto que se prolonga por las esquinas, donde el artista ideó balcones partidos, símbolos de poder y linaje.


Casa de las Torres.

Esta antigua propiedad del Condestable Dávalos presenta una fachada plateresca flanqueada por dos monumentales torreones y decorada con refinados relieves escultóricos y frisos engalanados por una bella crestería y gárgolas góticas.

 

Palacio Deán Ortega

Edificio renacentista del s.XVI, que actualmente acoge el Parador Nacional de Turismo, Condestable Dávalos. Andrés de Vandelvira proyectó una sobria fachada con una portada principal adintelada con columnas dóricas coronadas por ángeles que sostienen las armas del fundador. En el interior, destaca un patio renacentista de doble galería en torno al cual se organizan las dependencias interiores.

 

Baeza, la señora

La vecina Baeza compite con ella en monumentalidad y riqueza artística, aunque aquí prima el acento religioso. Se trata de una encantadora localidad de increíble patrimonio renacentista cuyas joyas más valiosas se sitúan en torno a la Catedral, de factura marcadamente plateresca. Puntas de diamantes, florones, lazos y pináculos nos sitúan ante una corriente artística única en Europa. La belleza de sus fachadas le hará detenerse ante el Palacio de Jabalquinto o el Seminario de San Felipe Neri.Un rincón que no debe olvidarse es la Plaza del Pópulo, formado por la Casa del Pópulo, la Fuente de los Leones o la antigua Carnicería. Muchos otros palacios y casas solariegas le guiarán por este orbe, cuna de nobles y aristócratas.

 

Monumentos destacados:

Santa Iglesia Catedral

Fue construida sobre los restos de una antigua mezquita y desde entonces ha sufrido numerosas transformaciones arquitectónicas. La Puerta del Perdón, que data del siglo XV, es de estilo gótico mientras que la fachada principal es de estilo renacentista. En su interior destacan las rejas, obras del maestro Bartolomé, el púlpito realizado en hierro forjado, y el retablo mayor, de estilo barroco.

Palacio de Jabalquinto

El Palacio pertenece al estilo gótico isabelino (s. XV). Su fachada, decorada con puntas de diamante, clavos y escudos, está coronada por una galería renacentista y en su interior, destaca un sobrio patio renacentista con dos pisos de galerías y una escalera monumental barroca.

Iglesia de Santa Cruz

Se trata de una de las escasas iglesias de estilo románico en Andalucía. Fue construida en el siglo XII y su portada sur posee características salmantinas. Cuenta con una ábside semicircular y cabecera con medio cañón, y conserva un arco de herradura visigodo en su interior. Destacan sus pinturas murales de finales del siglo XV y principios del XVI.


Antigua Universidad

Edificio del S.XVII con fachada de estilo manierista, que alberga un relieve de la Santísima Trinidad. Tiene un hermoso patio en el que se encuentra un monumento a Antonio Machado que entre los años 1912 a 1919 impartió clase de gramática francesa en esta universidad. Es visitable el Aula de Machado y Paraninfo de la Universidad.

 

Antiguas Carnicerías

Monumento de arquitectura civil construido en 1547(s. XVI). Cumplió la función de matadero público hasta la segunda mitad del siglo XX. En el piso inferior hay una puerta adintelada y tres ventanas con rejas; a la derecha el escudo del corregidor y a la izquierda el de la ciudad. El cuerpo superior sería probablemente un secadero de pieles. Lo corona un imponente escudo imperial de Carlos I.

 

Jaén, la capital

Tradicionalmente Jaén ha sido un sitio de paso y frontera, ya que por sus tierras habitaron diferentes culturas milenarias, e incluso donde musulmanes, cristianos y judíos llegaron a vivir en armonía durante siglos. Pero la historia de Jaén se ancla en el tiempo y tiene un pasado que se remonta a época prehistórica, con el origen de una economía arraigada a la tierra que ha dejado su influencia con el denominador común cultural y económico en torno al olivo, la mayor riqueza de esta tierra y que convierte a Jaén en la Capital Mundial del Aceite de Oliva.

 

Monumentos destacados:

Catedral

Es la gran catedral del renacimiento español, el monumento más importante de nuestra provincia, un edificio que te asombrará por su gran belleza y su impresionante singularidad. La catedral de Jaén domina el paisaje de manera sublime, con sus torres visibles desde kilómetros y que guían al viajero desde la lejanía.

La catedral fue levantada sobre los cimientos de una antigua mezquita tras la conquista de la ciudad por Fernando III allá por 1248. Tras varias fases constructivas de estilo gótico, como el friso que se puede contemplar en el callejón trasero, durante el siglo XVI comienza la gran obra renacentista, pero ahora bajo el nuevo estilo al “antiguo” o “romano” entonces imperante. 

A tal fin son consultados los arquitectos Jerónimo Quijano, Pedro Machuca y Andrés de Vandelvira, siendo este último el que se quedará como Maestro Mayor a partir de 1553 hasta su muerte en 1575. Durante este tiempo sólo se realizarían las dependencias auxiliares: Sala Capitular, Sacristía y Bóveda Panteón más el Archivo y Biblioteca en planta alta, que ocupan el bloque lateral de la cabecera en el ángulo suroriental. 

Aunque parezca poco, sin embargo, es lo suficiente para condicionar el esquema del desarrollo del cuerpo basilical de la iglesia al dejar también planteado el alzado del muro de la nave sur. 

Dicho esquema consistía en una planta de tres naves, todas a igual altura, separadas por grandes pilares que conforman una estructura modular cubierta con bóvedas vaídas. 

Este esquema, absolutamente vandelviriano, fue continuado por su aparejador y fiel colaborador, Alonso Barba, hasta finales del siglo, si bien con pareceres de otros arquitectos como Francisco del Castillo, Juan Bautista Villalpando y Lázaro de Velasco, que poco variaron. Después se interrumpen las obras por falta de medios hasta que en 1635 se emprenden de nuevo, bajo el impulso del obispo don Baltasar de Moscoso y la dirección del arquitecto Juan de Aranda Salazar. 

Esta fase comprende hasta 1660, fecha en que se consagra la nueva catedral, cuando se había realizado el tramo que va desde la cabecera hasta el crucero, cuya cúpula es traza de Aranda. Una tercera fase, emprendida en 1667 por los pies, será dirigida por el discípulo de Aranda, Eufrasio López de Rojas, quien diseña la fachada, luego concluida por su continuador al frente de las obras, Blas Antonio Delgado, quien remata las torres a principios del s. XVIII. La última fase se emprendería en 1736 bajo la dirección del salmantino, José Gallego y Oviedo del Portal, y afecta al tramo comprendido entre la fachada y el crucero, centrándose su intervención en la construcción del coro, acaso la parte más disonante con el proyecto renacentista. Por último, Ventura Rodríguez, ultimaría algunos detalles para su terminación y sobre todo diseñaría la magnífica Capilla del Sagrario, como templo anejo, en el lado noroccidental, en perfecto equilibrio con el opuesto de la Sacristía, en un estilo barroco clasicista romano, finalizado por su sobrino Manuel Rodríguez, justo en 1800.

Entre las piezas más importantes de la Catedral destacamos: la imagen de Nuestro Padre Jesús ("El Abuelo"), escultura de pasión con mayor devoción en la provincia, realizada por Sebastián de Solis (XVI), las pinturas de Pedro Machuca en la Sala Capitular, las esculturas del presbiterio de Juan de Adán, el retrato de San Fernando, atribuido a Valdés Leal, la Sagrada Familia de Salvador Maella, los imponentes retablos barrocos de Santa Teresa y San Benito, la Virgen de las Angustias de José de Mora, el retablo neoclásico de la capilla de San Eufrasio, la orfebrería cordobesa del Santo Rostro, y la imaginería del Cristo de la Buena Muerte, de Jacinto Higueras. En las galerías altas del templo se encuentran las dependencias del Archivo Diocesano y en el Panteón podrás visitar la exposición permanente de arte sacro, con una interesante colección de pinturas y piezas como el relicario de Santa Cecilia o el tenebrario del siglo XVI realizado por el maestro Bartolomé.

Baños Árabes

Los baños árabes de Jaén fueron construidos en el siglo XI. Se localizan en los bajos del palacio de Villardompardo, en pleno casco histórico de la ciudad. Son los más grandes y mejor conservados de Al- Andalus.
Uso restringido a visitas culturales.

El hamman o baños era un lugar clave en el mundo islámico, en el que además de lavar y cuidar el cuerpo se purificaba el espíritu, ya que su uso también vino dictado por la obligación de la ablución mayor, imprescindible para la oración del viernes. Al baño acudía todo tipo de público, tanto ricos como pobres, hombres o mujeres, pero en distintos horarios.

El recinto está compuesto por varias cámaras abovedadas con lucernarios estrellados. La primera sala es el vestíbulo (al-bayt al-maslaj), que consiste en una estancia trasversal con alcobas en ambos extremos. La siguiente es la sala fría (al-bayt al-barid), a continuación, la sala templada (al-bayt al-wastani), formada por un gran salón cuadrado que se cubre con cúpula semiesférica sobre arcos de herradura. 

Hay varios huecos en el suelo por los que podemos ver los pilares de ladrillo que permitían la circulación del aire caliente. Esta sala se amplía, a través de dos arcos de herradura, hacia una estancia con dos alcobas laterales. La última es la sala caliente (al-bayt al-sajun), con dos alcobas laterales ubicadas junto a la caldera, lugar donde se calentaba el agua. 

La solería de algunas estancias era de mármol blanco y los muros originalmente estaban decorados con arquerías pintadas en rojo sobre fondo blanco.

Junto a los Baños se visita el Palacio de Villardompardo, construido por Don Fernando de Torres y Portugal, exvirrey de Perú, con patio renacentista. Hoy alberga un Centro Cultural en el que además está instalado el Museo de Artes y Costumbres Populares y el Museo Internacional de Arte Naïf. 

El Centro Cultural Baños Árabes, reinaugurado en 2014, ofrece una variada programación todos los meses del año y para todos los públicos, con exposiciones, conciertos, conferencias, exhibiciones, etc.


Castillo de Santa Catalina

El castillo de Santa Catalina corona la ciudad de Jaén, se encuentra situado en la cumbre del cerro que le da nombre. Domina el paisaje de una manera emblemática, y cuando te acercas a Jaén desde cualquier punto su castillo te da la bienvenida y te recuerda el peso de la historia en esta ciudad. 
El castillo forma parte de un amplio complejo defensivo de murallas que rodeaba a toda la ciudad desde época islámica y que aún podemos descubrir en sus plazas y callejas, como en la Plaza de los Huérfanos (en el barrio de la judería), donde actualmente se conserva el trazado de las murallas y una de sus puertas más importantes. 

Su primitiva traza árabe fue ampliada y modificada tras la conquista de Jaén, en la primavera de 1246, por Fernando III El Santo. Es entonces cuando surge el llamado “Castillo Nuevo”, que hoy constituye la parte fundamental del recinto que se conserva.
Esta fortaleza forma parte de la Ruta de los Castillos y la Batallas y desde sus torres y adarves podrás divisar un espectacular paisaje donde se une la campiña olivarera y la serranía. Pocas fortalezas de España tienen un horizonte tan amplio y emblemático. 

En el interior del castillo descubrirás un centro de interpretación dedicado a la vida de la corte medieval. La planta ovalada de la fortaleza está flanqueada por cinco torreones y una altiva torre del Homenaje, cuyos recios muros construidos en mampostería encierran salas de interpretación con fascinantes audiovisuales que nos cuentan la historia que fue y quizás la que será.

Un paseo por el interior del castillo te transportará a la época medieval, te sentirás como un soldado oteando el horizonte, una princesa con sus mejores galas, un infante empuñando su espada…y en definitiva descubrirás la historia de una corte palaciega medieval. 

Un camino empedrado conduce hasta la Cruz, que se alza sobre uno de los extremos del cerro y desde allí contemplaras la ciudad de Jaén a tus pies.

 

Canena

Municipio perteneciente a la comarca de La Loma y Las Villas, ubicado en la ladera norte de La Loma, que va descendiendo paulatinamente hasta el río Guadalimar. 

Cuenta con un impresionante Castillo del periodo renacentista, transformado en palacio por Don Francisco de los Cobos, secretario de Carlos I, bajo la dirección del arquitecto Andrés de Vandelvira. Fue declarado Monumento Nacional en 1931 y destaca su portada de arco de medio punto flanqueado por pilastras corintias. La Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción es de estilo renacentista (primera mitad del siglo XVI) y debe ser visitada, al igual que la Ermita de Ntra. Señora de los Remedios. 

Especial mención requiere un interesante balneario de aguas termales ubicado en el municipio que data de época romana y que fue declarado balneario oficialmente en 1853. Sus aguas mineromedicinales fueron declaradas de utilidad pública en 1948.

Castillo de Canena.

El Castillo de Canena es un edificio de estilo renacentista construido en el s. XVI, obra del arquitecto renacentista español Andrés de Vandelvira (1509-1575). Perteneció a Francisco de los Cobos, secretario de Carlos I y gran mecenas del Renacimiento en Úbeda y su comarca.

El edificio como puede contemplarse actualmente data del siglo XVII, en Canena, municipio de Jaén.

Su planta, casi cuadrada, se acota con dos grandes torres que protegen los ángulos en su fachada principal y otras dos, de menor envergadura, aparentemente incompletas, en la parte opuesta, todas ellas circulares. Sobresale la torre del homenaje, ésta de planta cuadrada. Antiguamente se encontraba rodeado por un foso, hoy cegado, provisto de un puente levadizo.

El Castillo de Canena fue declarado Monumento Nacional en 1931. Actualmente en manos privadas, da nombre a la empresa familiar dueña de este.

Detalles y Contacto

  • Actividad para niños y grandes, depende de cómo enfoques la misma, belleza y valor incalculable, para hacer en familia, en pareja o en búsqueda de uno mismo.

Formulario de contacto

Imágenes del sitio

×